Tribuna del becario (III)

La entrada de hoy es un resumen que nuestra becaria Annabelle ha hecho sobre sus prácticas con nosotros: traducción, interpretación, gestión…una becaria excepcional que aprovechó su tiempo con nosotros. ¡Y nosotros con ella!

¡Primer día!

Hoy es mi primer día de las prácticas de traducción; no sé muy bien qué esperarme. La agencia está justo al lado de la Puerta del Sol, en un edificio bastante antiguo, un buen sitio para alguien que acaba de llegar a Madrid.

Cuando llego, después de hablar de horarios y disponibilidades, me presentan al resto del equipo. Jefes de proyecto, traductores, relaciones públicas… para mi sorpresa, también hay varios becarios como yo. Algunos son españoles, otros son alemanes e ingleses. Me alegro de reconocer a una compañera de clase a la que conocí la semana anterior. Podremos venir juntas desde la universidad.

Sin más dilación, me señalan un ordenador y me ponen a trabajar. Mi primera traducción es hacia el francés. Usando Trados, el programa de traducción asistida. Interiormente hago una mueca: aunque me han enseñado a usarlo en un curso de la universidad, hace más de un año que no practicaba con él y no me acuerdo muy bien de cómo funcionaba. No debo de ser la única en ese caso, porque enseguida me explican todo lo que tengo que hacer. ¡Menos mal!

Sin darme cuenta, la tarde acaba. La mayoría de los días, solo voy dos horas, que es muy poco y se pasa rapidísimo. Me voy contenta, con la traducción por terminar.

Día 2: ¿lo habré hecho bien el día 1?

El miércoles es mi único día completo en Tridiom. Hay caras nuevas porque no todos estamos en la oficina todo el tiempo. Enseguida me pongo a trabajar porque tengo que terminar la traducción de ayer antes del mediodía. No consigo darme cuenta con antelación del tiempo que tardo en traducir un texto, así que me da la sensación de ir un poco a ciegas, sin saber si puedo tomarme mi tiempo o si debo acelerar un poco. Ahora mismo no es un problema, pero más adelante, tendré que aprender a calcular mis plazos, así que espero desarrollar esta habilidad poco a poco.

Al final, termino justo a tiempo y han mandado mi traducción al revisor. Estoy un poco nerviosa porque es la primera vez que alguien controla lo que hago desde un punto de vista profesional, fuera de la universidad y del ámbito académico. Además, ¿qué pasa si está verdaderamente mal? ¡Nadie me ha dicho nunca qué pasaba en estos casos! Se me pasa por la cabeza la posibilidad de estar actualizando bases de datos terminológicas durante los 3 meses de la práctica.

Almuerzo con mi amiga y se una a nosotras un traductor que estudió en la misma universidad que nosotras. Intercambiamos anécdotas. El resto del día pasa rápido y pronto es la hora de irme.

Día 3: la traducción jurada

Ya está mi traducción revisada…y no lo hice tan mal. El espectro de las bases de datos se aleja de mí.

Hoy me dan una serie de títulos universitarios y documentos oficiales que traducir. Luego será revisada y jurada. Para la primera tardo mucho: hay que respetar el formato, tener cuidado para escribir bien todos los números, las negritas, las cursivas, los márgenes… aunque por suerte, encuentro un modelo ya traducido en el que basarme. Las siguientes van mucho más rápido. Al final, lo más largo es encontrar un modelo adecuado entre la infinita lista de clientes. Bueno, eso y decidirme a traducir literalmente los diversos nombres de cargos o instituciones que no tienen ningún equivalente en el idioma hacia el que trabajo y que hacen que me chirríen los dientes.

Cuando ya he perdido la cuenta de los días

Más traducciones (pre)juradas. Me estoy familiarizando con las formulaciones que hay que emplear. El otro día tuvimos que traducir un diploma como ejercicio de clase y me resultó muchísimo más fácil que el que habíamos hecho dos semanas antes. O sea que esto me está resultando muy útil.

Me habían dicho que Tridiom proporcionaba los servicios de traducción e interpretación del Real Madrid… ¡pues hoy me han propuesto acompañarles a una rueda de prensa! Esto es genial, nunca he estado en una cabina de intérprete. Lo de siempre: una cosa es la teoría, y otra la práctica. La interpretación es bastante difícil y estresante, pero aún así me gusta mucho. Tengo mucha curiosidad por ver a un intérprete en acción y observar cómo se organiza todo.

Marcos me explica que se tratará de la conferencia de prensa previa al partido de la Champions League que enfrentará al Real Madrid y al Liverpool FC. Será en el estadio Santiago Barnabéu y se entrevistará al Liverpool. ¡Espero que no pase nada que le impida llevarme!

Día de interpretación deportiva

Ayer no tuve tiempo de continuar con el diario porque estuve muy ocupada con traducciones. La conferencia de prensa del Liverpool estuvo muy bien. Había otros estudiantes como yo asistiendo a ella junto con muchos becarios de periodismo. ¡La verdad es que resultamos bastante reconocibles!

El intérprete parecía llevar mucho tiempo trabajando en esto y no le preocupaba demasiado la prestación que iba a tener que dar. Se mostró muy amable con nosotros, bromeó mucho y no tuvo ningún problema en explicarnos cómo funcionaba todo, cómo se organizaba él… Nos dio trucos como la importancia de asegurarse de que nadie (especialmente los de la tele con sus cámaras) impidieran ver a los participantes de la conferencia hablar, asegurarse de lo que controlan los diferentes botones del micrófono para evitar situaciones en las que uno interpreta cuando el micrófono está en off, por ejemplo, buscar algún vídeo de la persona a la que se interpreta para familiarizarse con su acento y su forma de hablar. En fin, multitud de detalles que son de sentido común, pero de las que hay que acordarse y que en clase no tienen por qué pensar en ellas.

También nos permitió estar con él en la cabina mientras interpretó a pesar de que era bastante pequeña y acabamos apretados como sardinas. El fútbol no sea mi deporte favorito, pero fue una experiencia divertida que me mostró que no hay que tenerle tanto miedo a la interpretación, a pesar de que sea un ejercicio bastante difícil y estresante.

Al parecer, también habrá interpretación de una conferencia de prensa de un partido de baloncesto dentro de un par de días. Me han vuelto a proponer ir y obviamente, he aceptado. Además, ¡el baloncesto sí que me gusta mucho!

RP BAYERN

Interpretación deportiva (II)

¡Hoy ha sido el partido de baloncesto! Y lo que no sabía, ¡es que íbamos a ver el mismo partido antes de la conferencia de prensa! Era mucho después de mi horario de prácticas habitual, pero me alegro mucho de haber ido. Además, esta vez estuvimos instalando todo el sistema para la interpretación y haciendo las pruebas de sonido nosotros mismos, por lo que pude ver como lo montaban todo y participar de alguna manera.

El partido era contra un equipo siciliano, el Dinamo Basket Sassari (pronunciar Sássari y no Sassári, según compañera italiana de Tridiom…) y por no estropear nada, ganó el Madrid. Después del partido, fuimos rápidamente a la sala de prensa a terminar de prepararlo todo y repartir los cascos para los periodistas que solicitaron nuestros servicios. Comparado con lo que tardamos en prepararlo todo y con la espera, la conferencia y por tanto la prestación del servicio de interpretación en sí fue muy rápida; los entrenadores hicieron una declaración, los periodistas hicieron un par de preguntas y en 20 minutos por entrenador, se acabó todo.

Me sorprendí al observar que muchos de los periodistas se limitaban a enchufar una grabadora al equipo de sonido en vez de tomar notas. He tenido ocasión de realizar un par de entrevistas para la universidad y según mi experiencia, representa más trabajo transcribirlo todo a la vez y resumiéndolo, que anotar las ideas principales en el momento y terminar de redactarlo después. También me pareció bastante gracioso ver cómo grababan un programa de radio. Cuando terminó todo, solo nos quedó terminar de recoger el material e irnos. Estoy realmente contenta de esta experiencia que además, me ha permitido conocer un poco más a los compañeros de Tridiom a los que acompañé y sentirme muy a gusto con ellos.

Y antes de acabar: la gestión de proyectos

Hoy le he pedido a una de las chicas de gestión de proyectos si podía ponerme con ella para ver como lo hacía. Nunca he tenido clases sobre eso, así que no tengo mucha curiosidad por ver cómo tratan con los clientes, como lo organizan todo… Me ha ido explicando el proceso que hay que seguir. Por ejemplo, es fundamental contestar a los clientes siempre que escriben o piden un presupuesto, aunque sea para indicar que hemos recibido el correo y lo estamos procesando. También me ha enseñado el programa que tienen para gestionar los pedidos, asignar un traductor y hacer los presupuestos y las facturas.

Me ha gustado, en especial porque permite cambiar un poco de la traducción en sí, pero incluso después de un día completo viendo cómo lo hacía, no me siento capaz de ello. El gestor de proyectos está constantemente con mil tareas a la vez. Los clientes y traductores nunca paran de enviar correos o hacer llamadas, hay que llevar muchísimos pedidos a la vez, recordar lo que hay que hacer con cada uno y en qué etapa se encuentran, contestar a todo el mundo, ya sea a clientes contentos o descontentos, dudas de traductores, a la vez que se hacen presupuestos, conteo de palabras, facturas, búsqueda de traductores disponibles, revisión de los textos ya traducidos, sellarlos cuando hay que jurarlos, enviarlos, a veces a través de un mensajero… muy dinámico, pero muy estresante.

Al cabo de media hora, ya me veía incapaz de recordar cuál era cada proyecto y en qué etapa se encontraba cada uno y aún menos de los que eran urgentes y los que no. Supongo que con el tiempo y la práctica se hace más fácil, pero ¡está claro que si tuviera que hacer de gestora, al principio iría muy lento y tendría que ir apuntando absolutamente todo en una libreta para no olvidar nada! De hecho, no insistí mucho para seguir con gestión porque estaba claro que el simple hecho de explicármelo todo constantemente lo estaba retrasando todo! Aún así, creo que me ha gustado y que si pudiera hacer prácticas en una agencia de traducción, las haría de gestión de proyectos.

Último día

Bueno, pues ya está, hoy es mi último día. Han pasado tres meses, durante los que me he acostumbrado a venir aquí y se me hace raro pensar que ésta es la última vez. No era la primera vez que estaba de prácticas, pero esta ha sido mi mejor experiencia y en la que más me han formado. En tres meses, creo que he mejorado bastante y sobretodo, que he cogido hábitos de traducción que me permiten ser mucho más eficaz. Además, me ha encantado ver cómo funcionaba la agencia y la gestión de proyectos y poder asistir a los partidos y a la interpretación de las ruedas de prensa del Real Madrid.

Recordaré de Tridiom el buen ambiente que hay en la oficina y lo bien que me han acogido. Ah, y la paciencia que tienen con nosotros los becarios para explicarnos las cosas, corregirnos… Y hablando de los becarios, ha sido divertido encontrarme aquí con estudiantes de la universidad con los que compartía clases y que aún no había tenido ocasión de conocer.

Mi estancia en Madrid ha durado poco más de tres meses. En principio, no entraba en mi programa de estudio realizar ninguna práctica, pero al final, ha resultado ser una de las mejores experiencias de mi intercambio en Madrid, así que merci beaucoup =)

Si te ha gustado el contenido, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
0Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on Google+
Google+
0

Deja un comentario