Pellizcos, culines y otras indefiniciones del español

En Tridiom nos hemos dado cuenta de que en nuestras conversaciones de oficina,  la inexactitud de algunas expresiones que usamos los nativos de español a veces exaspera a nuestros compañeros traductores extranjeros. ¿Cuánto tiempo es “un rato”? Si “nos vemos por ahí”, ¿exactamente dónde nos vamos a ver?

Nos ha parecido divertido compartir en este post algunas expresiones de nuestro lenguaje coloquial, o frases hechas que en algún momento hemos tenido que explicar. Esperamos  que sirva a más de uno a esclarecer algunos conceptos de espacio, tiempo o cantidad.

  1. Cuando deseamos que en el sorteo de lotería de navidad nos toque un pellizco, queremos que nos toque un poco de dinero, no que nos retuerzan ligeramente la piel.
  2. Échame un culín significa que quien nos habla quiere muy poca cantidad de bebida en su vaso. Es la manera habitual de tomar la sidra, en culines, pero la expresión se puede aplicar a cualquier otra bebida. No tiene nada que ver con el tamaño de ninguna parte de nuestra anatomía.
Culin

Un culín es una medida de cantidad, en lo que a bebida se refiere

3. Si vamos a todo trapo, es que vamos o estamos haciendo algo muy deprisa.

4. Si preguntas a alguien si puede hacer algo (como por ejemplo traducir 300 palabras) y te dice que en principio sí, quiere decir que hay muchas posibilidades de que lo haga, pero ojo, puede que al final sea que no.

5. Cuando algo va a estar en un santiamén, en un periquete o en un tris, es que va a estar listo enseguida.

"Por ahí" puede ser por muchos sitios

“Por ahí” puede ser por muchos sitios

6. “Si estás por ahí, nos vemos”. El área que abarca ese “por ahí” puede ser muy variopinto: si estás por el barrio, si estás en la oficina, en un evento, y un largo etcétera. Asimismo, si algo está por ahí, sigue la dirección que indique el brazo o la mirada de tu interlocutor. Es la mejor pista que te podemos dar.

7. Cuando alguien dice llego en un rato en realidad no tenemos ni idea de cuánto va a tardar exactamente, pero calcula que no antes de media hora. Equivaldría por ejemplo al in a while inglés, pero esta expresión pone especialmente nerviosas a nuestras traductoras alemana e italiana, en cuyas lenguas maternas no existe tal vaguedad. Se llega en X minutos, media hora, etc. Pero nunca en un rato.

8. De igual manera, no, cuando decimos te llamo luego tampoco sabemos cuándo vamos a llamar exactamente. Puede ser más tarde. O incluso mañana. O a lo mejor hasta se nos olvida devolver la llamada.

Estas son las expresiones que hemos recogido en nuestro día a día laboral. Seguro que nos hemos dejado unas cuantas, así que si queréis contribuir con otras que hayan dejado estupefactos en alguna ocasión a vuestros interlocutores, ¡estaremos encantados de leerlas!

Si te ha gustado el contenido, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
0Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on Google+
Google+
0

Deja un comentario