7 Consejos para no derretirse traduciendo en verano

Hace pocos días que nos quitamos el sayo y ya estamos a unas temperaturas más típicas de julio o agosto. Aquellos que pueden pasar el día en la playa o piscina están encantados, sin embargo los que nos toca seguir trabajando no hemos recibido el estío con tanta gratitud.

En Ministerio de Empleo y Seguridad Social lo sabe y ha creado este documento para combatir el denominado “estrés térmico”.

Para los traductores, el calor es un enemigo del trabajo ya que nos hace sentirnos más cansados y perder la concentración más fácilmente. Por eso y con el objetivo de haceros el trabajo de verano más llevadero hemos creado esta lista de…

 

7 CONSEJOS PARA NO DERRETIRSE TRADUCIENDO EN VERANO

 

1.- Busca un lugar fresco para trabajar

En el caso de TRIDIOM, nuestras oficinas cuentan con aire acondicionado, lo que nos permite trabajar a una temperatura agradable. Si no es tu caso, puedes buscar un lugar que tenga aire acondicionado, como los espacios coworking, oficinas compartidas, bibliotecas,

Si ninguna de estas opciones te cuadra, siempre puedes construir tu propio aire acondicionado casero, tal como se muestra en este vídeo.

Si no eres muy manitas hay otros trucos caseros para enfriar el ambiente como colocar recipientes con agua fría por la estancia o colgar sábanas mojadas en la ventana.

 

2.- Mantente hidratado

El agua, además de hidratarnos, nos ayuda a mantener la energía a pesar del calor. Si te sientes mareado, cansado, con dolor de cabeza, etc. significa que tu cuerpo necesita más agua. Por eso es ideal tener una botella de agua fresca en la mesa de trabajo, intentar beber unos 8 vasos de agua diarios.

 

3.- Viste tejidos ligeros

Utilizar ropa amplia, de colores claros y tejidos transpirables ayuda asentirme más cómodo y fresco. Lo mismo ocurre con la silla de trabajo, que suelen ser de tejidos que dan más calor. Puedes cubrirla con fundas de tela más frescas y coloridas, más acordes a la estación.

 

traducir en verano

 

4.- Descansa más a menudo

Procura hacer pausas más cortas y frecuentes, y mejorarás tu concentración y rendimiento. Son muchas las empresas que implementan el horario intensivo en verano para mejorar la productividad, puedes seguir su ejemplo empezando a trabajar más temprano y de forma intensiva para terminar antes del horario habitual.

 

5.- Come ligero

En verano el cuerpo nos pide alimentos frescos y ligeros, por eso es una gran idea aumentar la cantidad de frutas y verduras en nuestra dieta y prescindir de aquellas comidas más pesadas o excesivamente calientes. Si además realizamos más comidas al día, pero de menor cantidad, nos costará mucho menos volver al trabajo después de comer.

 

6.- ¡Refréscate!

Para reactivar el flujo sanguíneo se recomienda aplicar agua fría sobre las muñecas durante un minuto, o mojar los brazos con agua muy fría hasta el antebrazo. También podemos meter una toalla húmeda en el congelador varios minutos y luego colocarla en nuestra cara y cuello. Cuando el agua se evapora, la piel se refresca, siguiendo el mismo proceso que el de la sudoración.

 

7.- Intenta dormir

Si trabajar con calor es complicado, dormir puede convertirse un tarea imposible. Para conseguir conciliar el sueño y descansar se recomienda apagar todos los dispositivos electrónicos de la casa, que generan calor incluso apagados.

También puedes sumergir los pies un agua fría antes de dormir. Los pies son muy sensibles a las temperaturas porque tienen muchos puntos de pulso.

 

¡Ojalá estos consejos te sean útiles para mejorar tus condiciones laborales en verano y mantengas el calor a raya!

Si te ha gustado el contenido, ¡compártelo!
Share on Facebook0Share on LinkedIn9Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+0
1 comentario
  1. Espero que todos sepan de cual película viene esa escena.

Deja un comentario