Traducción literaria

Traducción literaria

Nuestros expertos en traducción literaria mantendrán el mismo estilo y nivel técnico que el texto original.

En TRIDIOM somos conscientes del gran compromiso cultural que implica el proceso de la traducción literaria. En este tipo de trabajos, el texto traducido debe tener un nivel literario equivalente al original,  y esto es un reto enorme para un traductor, porque significa conocer muy bien al autor del texto, y su estilo particular y único (el ritmo de la narración, el tono, etc). Además,  hay que conocer las características de los diferentes estilos narrativos (evidentemente, no es lo mismo traducir poesía, que un ensayo,  una novela o una obra de teatro). Pero el traductor literario también debe saber escribir, elegir las palabras cuidadosamente y atender a la riqueza del texto inicial.  En cierta manera, es una reescritura de dicho texto y para ello hay que tener también una mente creativa.

El objetivo último de un buen trabajo de traducción literaria es que el lector aborde esa obra traducida como si estuviera leyendo al autor original. Por todo esto, nuestros traductores especializados en el área de la traducción literaria, tienen habilidades de escritura, y cuentan con una formación sólida y un profundo conocimiento del léxico, gramática y sintaxis tanto del idioma de partida como del idioma al que se traduce. Además, tenemos la capacidad de asumir grandes proyectos para importantes editoriales, como aquellos más pequeños. En todo caso, nos ajustamos siempre a los plazos de entrega que nos marcan los editores.

Si tiene un proyecto de traducción literaria y necesita más información, puede llamarnos a nuestro teléfono de atención, el (+34) 91 523 02 58 o bien pulsar en el siguiente enlace para pedir un presupuesto personalizado a su proyecto. Estaremos encantados de darle una orientación sobre dicho trabajo, y de solventar todas las dudas que pueda tener sobre el método de trabajo de nuestros traductores literarios.

 

Los escritores hacen literatura nacional y los traductores hacen literatura universal.

José Saramago